top of page
  • Foto del escritorAugustinian Vocations

Un viaje que cambia la vida: un viajero mundial encuentra a los agustinos

Este artículo apareció por primera vez en el boletín de Spiritu del < em>Provincia Agustina de California

 

Hno. Baiocco en el hogar infantil de la India

Antes de unirse a los agustinos como prenovicio, fr. Robert Baiocco fue un viajero mundial. Había vivido, trabajado y estudiado en todo Estados Unidos y en lugares tan remotos como Europa, Jamaica, América Central y del Sur, el sudeste asiático, Marruecos, Filipinas e India.

Pero su viaje de formación espiritual agustiniana en los últimos cinco años ha sido igualmente emocionante y aún más transformador y satisfactorio, dice.


“Puedo describir mis experiencias durante mi año de noviciado como privilegiadas, destructivas y reconstructivas”, reflexiona. “Siento como si Dios me rompiera en pedazos para recomponerme de una manera que me permitiera convertirme en el hombre cristiano para el cual fui creado; el tipo de hombre que podría ayudar a continuar la misión de Jesús y la Iglesia. Dios usó numerosas y diversas personas para realizar este proceso en mi vida”.“Ahora viviendo en comunidad con mis hermanos, nuestra vida de oración, celebración de la Eucaristía y experiencias comunitarias me han ayudado a regresar a un lugar donde los acontecimientos de mi vida y la creación de Dios son una vez más especiales y sorprendentes

Apoyo mutuo en comunidad


Para el Hno. Robert, conocido como Bobby por sus hermanos frailes, el énfasis agustino en vivir en comunidad ha sido fundamental en su crecimiento espiritual. Recuerda que antes de entrar en la vida religiosa y en la formación agustiniana, su vida interior se había estancado en cierto modo. “Pero ahora vivir en comunidad con mis hermanos, nuestra vida de oración, la celebración de la Eucaristía y las experiencias comunitarias me han ayudado a regresar a un lugar donde los acontecimientos de mi vida y la creación de Dios son una vez más especiales y sorprendentes”, reflexiona. “La interioridad agustiniana me ha presentado partes de mí mismo que nunca supe que existían.”


Después de su año de noviciado, fr. Robert se matriculó como estudiante universitario en la Universidad DePaul, donde pudo crear un plan de estudios personalizado en estudios misioneros, filosofía y preteología. Sus cursos de estudios misioneros incluyeron nutrición con énfasis en temas de salud en países subdesarrollados; espiritualidad y falta de vivienda; y desarrollo y gestión de organizaciones sin fines de lucro.


Para su Proyecto de Investigación Avanzada, motivado por su devoción a la causa del cuidado de niños abandonados y discapacitados, creó un programa de adopción que pretende trabajar en coordinación con el nuevo estilo emergente de orfanato como Aldeas Infantiles SOS. Lo llama "La nueva rama: ayudar a las familias a prosperar y a los niños a encontrar un hogar".

Se graduó de DePaul con honores obteniendo una licenciatura en Artes Liberales/Estudios Misioneros y recibió el Premio a la Excelencia Estudiantil.


Una opción floreciente para los pobres


Como laico hace varios años, fr. Robert era gerente en la industria hotelera y trabajaba en hoteles de todo el mundo. "Me atrajo este campo porque disfruto cuidar de los demás, pero me di cuenta de que estaba cuidando a personas que no necesariamente necesitaban que yo lo hiciera", recuerda.

El sorteo continuó mientras sus viajes por el mundo le presentaban personas que realmente necesitaban su ayuda. Como misionero laico, comenzó a darse cuenta de que tenía una pasión y un don para servir a los pobres que parecían trascender todo lo demás en su vida. Durante dos años, tuvo la increíble oportunidad de trabajar con la congregación de la Madre Teresa, las Misioneras de la Caridad.


“Cuando vivo, trabajo, como, duermo, juego, río y lloro con los pobres, ellos saben que no soy pobre”, dice. “Pero también saben que realmente estoy ahí, con ellos. Y ese conocimiento ayuda a aliviar la parte dolorosa de su pobreza que los ha dejado sintiéndose desconectados de la humanidad. Como agustino, este regalo me ayuda a solidarizarme con nuestros hermanos y hermanas menos afortunados. Me ayuda a hacer los sacrificios necesarios para mantener la armonía en mi comunidad y me ayuda a distinguir más plenamente entre mis necesidades y mis deseos”.

Poniendo en práctica su educación y pasión


Para su año pastoral, una parte estándar del plan de estudios para todos los seminaristas, fr. Robert decidió servir con los agustinos en Perú. Antes de su partida en septiembre, pasó dos meses durante el verano estudiando en una escuela de inmersión en español. Cuando llegó al Perú, comenzó un curso de certificación en línea TEFL (Enseñanza de inglés como lengua extranjera) de tres meses de duración, entre otras actividades ministeriales. Luego impartirá clases de inglés en el colegio agustino de Trujillo y otros lugares a lo largo de las misiones agustinas peruanas.


Antes de partir para su año pastoral, estaba alegre y entusiasmado por ir a Perú.


“Después de pasar los últimos cinco años en formación en los EE. UU., estoy especialmente emocionado de tener la oportunidad de regresar a un país del tercer mundo. Primero reconocí mi llamado a servir a Dios, a la Iglesia y a nuestros hermanos y hermanas en un ambiente similar. Obtengo alimento y consuelo viviendo y sirviendo en áreas subdesarrolladas o subdesarrolladas”.

Lo que depara el futuro


Hno. Robert, ahora hermano agustino de profesión simple durante los últimos tres años, completó su primer año de teología en la Unión Teológica Católica en Chicago. Está en el camino educativo y de formación para ser ordenado sacerdote. Sin embargo, él y sus directores espirituales y de formación han identificado el beneficio de mantener abierta la hermandad como una opción viable.


“Por el resto de mi vida”, dice, “ya sea que me convierta en sacerdote o siga siendo hermano, pienso y espero que mis futuras asignaciones ministeriales estén alineadas con el servicio a nuestros hermanos y hermanas que viven en los márgenes de los Estados Unidos. o sociedades extranjeras.”

Comentarios


bottom of page