top of page

Sirviendo al mundo

Trabajo misionero agustiniano internacional
Capitulo-2018+(3).JPG_format=1500w.jpg

El espíritu misionero agustino ha estado vivo y ha sido un elemento central de la Orden durante siglos. Fue el mismo espíritu misionero que inicialmente trajo a los agustinos a los Estados Unidos desde Irlanda en 1796.

Los agustinos de América del Norte sirven como misioneros en todo el mundo, principalmente en Japón y Perú.

PERÚ

En 1963, el Papa Juan XXIII solicitó a los agustinos reconstruir la Iglesia en el norte del Perú.

Perú, un país en desarrollo, ha sufrido desastres naturales, inestabilidad política e incertidumbre económica en el pasado reciente. El norte de Perú, en la zona cercana a Chulucanas, es una de las regiones más pobres y subdesarrolladas del país. Las misiones a las que servimos diariamente se extienden desde la zona desértica a lo largo de la costa del Pacífico hasta las montañas de los Andes.

Obispo John McNabb, O.S.A. dirigió la Diócesis de Chulucanas como su primer Obispo y es sucedido por el actual Obispo Daniel Turley, O.S.A; Ambos Obispos son misioneros agustinos de la Provincia del Medio Oeste de Nuestra Madre del Buen Consejo. La Diócesis ha florecido durante los últimos 50 años al dar origen a 22 parroquias, un hospital, una universidad católica y muchos proyectos para beneficiar y educar a la comunidad local extremadamente empobrecida.

 

Para hacer crecer la Orden Agustiniana en América Latina, nuestra Provincia ha desarrollado prioridades para el éxito de nuestro Vicariato en Perú. El objetivo a largo plazo de nuestros esfuerzos misioneros es fortalecer progresivamente la Orden local con vocaciones nativas y sostenibilidad financiera para que algún día pueda ser completamente independiente. Nos acercamos a este sueño cada día.

JAPÓN

La historia de la presencia agustiniana en Japón se remonta a siglos. Frailes de varios países llegaron a Japón en 1602 y cuentan entre sus primeros miembros a varios que sufrieron el martirio junto con frailes nativos japoneses y asociados laicos durante períodos de persecución religiosa. Hoy en día, los agustinos ministran en cuatro ciudades de Japón: Nagasaki, Fukuoka, Nagoya y Tokio. Aunque la población católica en Japón es muy pequeña, los frailes ministran a comunidades dedicadas y llenas de fe de feligreses nativos japoneses y nacidos en el extranjero.

¿Estás llamado a servir al mundo?

Póngase en contacto con nosotros completando el siguiente formulario.

Highest Level of Education

Thanks for submitting!

bottom of page