top of page
  • Foto del escritorAugustinian Vocations

Sermones agustinos para la Pascua

Sermones de San Agustín sobre la Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo

Sobre el pan y el vino de la Cena del Señor

¡Sé, pues, miembro del cuerpo de Cristo, para que tu "Amén" suene verdadero! Pero ¿qué papel juega el pan? No tenemos ninguna teoría propia que proponer aquí; Escuchemos, en cambio, lo que Pablo dice sobre este sacramento: "El pan es uno, y nosotros, siendo muchos, somos un solo cuerpo". [1 Cor. 10.17] Comprended y alegraos: unidad, verdad, fidelidad, amor. "Un pan", dice. ¿Qué es este pan? ¿No es "un cuerpo" formado de muchos? Recuerda: el pan no surge de un solo grano, sino de muchos. Cuando recibiste el exorcismo, fuiste "molido". Cuando fuiste bautizado, fuiste "levudado". Cuando recibiste el fuego del Espíritu Santo, fuiste "cocido". Sé lo que ves; recibe lo que eres. Esto es lo que Pablo está diciendo acerca del pan. Así también, lo que debemos entender acerca de la copa es similar y requiere poca explicación. En el objeto visible del pan, muchos granos se reúnen en uno solo, así como los fieles (así dice la Escritura) forman "un solo corazón y mente en Dios" [Hechos 4,32]. Y lo mismo ocurre con el vino. Recuerden, amigos, cómo se elabora el vino. Las uvas individuales se juntan en un racimo, pero el jugo de todas ellas se mezcla para formar una sola infusión. Ésta es la imagen escogida por Cristo nuestro Señor para mostrar cómo, en su propia mesa, se consagra solemnemente el misterio de nuestra unidad y paz.

(Sermón 272)


Sobre la muerte de Cristo

Tenía poder para poner su vida; nosotros, por el contrario, no podemos elegir la duración de nuestras vidas y morimos incluso si es en contra de nuestra voluntad. Él, al morir, destruyó la muerte en sí mismo; somos libres de la muerte sólo en su muerte. Su cuerpo no vio corrupción; nuestro cuerpo verá corrupción y sólo entonces será revestido por él de incorrupción en el fin del mundo. No necesitó nuestra ayuda para salvarnos; sin él no podemos hacer nada. Él se entregó a nosotros como la vid a los sarmientos; separados de él no podemos tener vida.


(Tratado sobre el Evangelio de Juan)


Sobre la resurrección de Cristo

La Resurrección de nuestro Señor Jesucristo es la vida nueva de los creyentes en Jesús; y éste es el misterio de su Pasión y Resurrección, que bien debéis conocer y realizar en acto. Porque no sin causa la Vida llegó a la muerte. No sin causa la Fuente de la vida, de la que bebemos para vivir, bebió Su copa que Él no estaba obligado a beber. Porque la muerte no era la porción que le correspondía a Cristo. En cuanto a la cuestión de dónde viene la muerte, miremos a nuestro origen. El pecado es el padre de la muerte. Si no hubiera habido pecado, nadie habría muerto. El primer hombre recibió la ley de Dios, es decir, el mandamiento de Dios, con la condición de que si la guardaba viviría, si la violaba moriría. Al no creer que iba a morir, hizo lo que le provocó la muerte; y encontró que era cierto lo que el Dador de la ley había afirmado. De allí vino la muerte, de allí el hombre se hizo mortal, de allí el trabajo, de allí la miseria, de allí la muerte segunda después de la primera, es decir, después de la muerte temporal, la muerte eterna. Esta tradición de muerte, esta ley de destrucción, vincula a todo hombre que nace, excepto a aquel Hombre que se hizo Hombre para que el hombre no perezca. Porque Él no vino sujeto a ninguna ley de muerte; por eso en el Salmo se le llama "Libre entre los muertos"; a quien con toda pureza concibió una Virgen; a quien ella como Virgen dio a luz, y permaneció Virgen; que vivió sin pecado, que no murió a causa del pecado; compartiendo nuestra pena, no nuestra ofensa. La muerte es la pena por la ofensa; nuestro Señor Jesucristo vino a morir, no vino a pecar; al compartir nuestra pena sin nuestra ofensa, anuló tanto nuestra ofensa como nuestra pena. ¿Qué pena? Lo que nos corresponde después de esta vida. Así fue crucificado para mostrar en la Cruz la extinción de nuestro viejo hombre; y resucitó para mostrar en su propia vida nuestra nueva vida.


(Sermón 231)


 
Obtenga más información sobre lo que significa ser agustino consultando nuestras otras publicaciones de blog aquí

留言


bottom of page