top of page
  • Foto del escritorAugustinian Vocations

San Agustín y el peral: una historia duradera

¿Por qué la historia de San Agustín y el peral ha tenido tanto poder de permanencia?


Por Sean Reynolds

Fue repugnante y me encantó. Me encantó mi propia perdición."

Quizás decimos una mentira y no tenemos nada que ganar con esa mentira. Robamos y no queremos lo que hemos robado. Encendemos las luces y salimos de la habitación.

Estas acciones son difíciles de explicar, pero no imposibles. De las historias relatadas por San Agustín, la que tiene la resonancia más continua es un breve pasaje del Libro 2, donde describe una vez que robó de un peral cuando era adolescente. Parece bastante simple: una indiscreción juvenil.

Sin embargo, su historia de travesuras adolescentes ha sido adoptada y adaptada a lo largo de los siglos, recitada siempre que los científicos sociales, filósofos o poetas necesitan abordar el tema de la culpa o la desobediencia. Los neurólogos del siglo XXI han utilizado esta historia para ilustrar las recompensas que proporcionan las emociones que inducen adrenalina. El gran poeta W. H. Auden lo señaló como prueba de que “St. Agustín fue el primer verdadero psicólogo.

Veamos la historia.

Como es bien sabido, St. Augustine corrió con una multitud incompleta cuando era adolescente, su nombre era algo así como "Los Destructores". Una noche, después de que la pandilla terminó de hacer deporte en las calles de su barrio, su atención se centró en un peral cargado de frutos maduros. El árbol no pertenecía a ninguna de sus familias, pero crecía en un terreno adyacente al de la familia de Agustín. Los niños no encontraron las peras tentadoras ni por su color ni por su sabor.

Sin embargo, querían robárselos. Fueron a la base del árbol y sacudieron las peras maduras. Agustín relata:

Nos llevamos una enorme carga de peras, no para comernos nosotros mismos, sino para tirarlas a los cerdos, después de apenas probar algunas de ellas. Hacer esto nos alegró aún más porque estaba prohibido. Tal era mi corazón, oh Dios, tal era mi corazón, del cual te compadeciste incluso en aquel abismo sin fondo. He aquí, ahora deja que mi corazón te confiese lo que allí buscaba, cuando yo era gratuitamente libertino, sin tener otro incentivo para el mal que el mal mismo. - San Agustín

Agustín, que tenía alrededor de 40 años, recordó este robo y se quedó atrapado en el hecho de que ni siquiera quería las peras. Sin embargo, sabía que las peras no eran suyas. La ley natural de que no debía robar la propiedad de otros fue lo que lo impulsó a robar las peras. Tomó una pera simplemente para arrojársela a los cerdos, no por el bien de los cerdos, sino por su propio deseo de desobedecer.

Él explica el acto de esta manera:


Fue asqueroso y me encantó. Amaba mi propia ruina. Amaba mi error, no aquello por lo que me había equivocado, sino el error en sí. Un alma depravada, que cae de la seguridad en ti hacia la destrucción de sí misma, y no busca nada del acto vergonzoso sino la vergüenza misma.

Esta historia ha sido elegida por muchos críticos más recientes como un excelente ejemplo de “culpabilidad católica”, de una cantidad excesiva e innecesaria de autocastigo por un pequeño error. Nada menos que el juez más alto de los EE. UU., el ex juez de la Corte Suprema Oliver Wendell Holmes Jr., comentó que era "algo [extraño] ver a un hombre haciendo una montaña robando un peral en su adolescencia". p>

Sin embargo, San Agustín no parece entusiasmado con la idea de castigarse a sí mismo en estos pasajes. Comienza desde un lugar de asombro y fascinación, un asombro que muchos de nosotros compartimos.

La mayoría de nuestros pecados no son tan complejos. A menudo elegimos incorrectamente entre objetivos a corto y largo plazo, sacrificamos un valor que tenemos por un bien menor. La mayoría de los que roban dinero, por ejemplo, desean el dinero. Las cosas son diferentes con el ejemplo de San Agustín. Entra en el reino del Pecado Puro. Este es el pecado que disfruta que es pecado. Este pecado no quiere un fruto prohibido. Ni siquiera desea un conocimiento del bien y del mal, como ocurrió con el pecado de Eva. El pecado de Agustín sólo espera ser pecado.

Sin embargo, lo que Agustín logra es no regodearse en su culpa. No descansa en la vergüenza y el desprecio por sí mismo. Más bien, usa esto para encender dentro de él una inquietud divina, o incluso un malestar divino, que lo acerca al Señor. Esta inquietud le lleva a buscar una mayor perfección, reconociendo al mismo tiempo que los seres humanos siempre necesitarán la ayuda divina de la Gracia para alcanzar finalmente la paz. Esta es la forma de Divina Inquietud que se convirtió en el carisma de la Orden Agustiniana.

Kommentare


bottom of page