top of page
  • Foto del escritorAugustinian Vocations

Mi testimonio agustino en las Naciones Unidas


En mi tercer año como fraile agustino de profesión simple, cambié las aulas de teología de mi seminario por las salas de reuniones de la sede de las Naciones Unidas en la ciudad de Nueva York. Mis días de trabajo me hacían caminar por los pasillos junto a embajadores ansiosos que murmuraban el lenguaje de la resolución conjunta y su personal diplomático intercambiando frenéticamente correos electrónicos. Asistí a consultas sobre tratados internacionales y asambleas sobre desarme. ¡Esta fue una transición repentina de la vida de estudiante!


En este entorno, puede ser difícil ver, o incluso imaginar, el resultado directo del ministerio de uno. Sin embargo, aprendí que el impacto más directo que podría lograr aquí sería brindar un pequeño y humilde ejemplo de oración a la hora de comer.


En el proceso de formación agustiniano, cada fraile sigue sus dos años iniciales de estudio en la Unión Teológica Católica en Chicago con lo que se llama el “año pastoral”, que proporciona la oportunidad de aplicar su formación pastoral en uno de los ministerios activos de la Orden. La Orden también aprobó estudios para una Maestría en Políticas Públicas y Administración en la Universidad Northwestern. Esta preparación ha sido invaluable ya que estuve expuesto a problemas políticos complejos con impacto global.


Me asignaron al Bronx, Nueva York, donde trabajé en la parroquia de San Nicolás de Tolentino y en Augustinians International. La mitad de la tarea era tradicional: ministraba en nuestra parroquia agustina y participaba en el ministerio sacramental regular, como bautismos, funerales y misas dominicales. El otro componente de mi experiencia pastoral incluyó el ministerio en la organización no gubernamental (ONG) de la Orden de San Agustín ante las Naciones Unidas. Augustinians International representa a la Curia General Agustiniana ante las Naciones Unidas.


El día que recibí mi tarjeta de acceso a la sede de la ONU, me emocioné. Los representantes de Augustinians International tienen un acceso increíble a importantes conferencias, cumbres multilaterales y al influyente Consejo de Seguridad. Nuestra presencia allí es importante: las decisiones que se tomen aquí tendrán un impacto tanto político como personal en todo el mundo, en países e individuos que tal vez nunca vea. Por esta razón, es fundamental que las ONG religiosas como Augustinians International consulten con líderes civiles, defiendan sus convicciones y garanticen que las agencias de gobierno sean responsables y representativas.


Cada día en Augustinians International se presentaban diferentes temas. La política internacional suele seguir los acontecimientos en las noticias, por lo que es imposible saber dónde se centrará la atención diplomática. La ONU es un entorno dinámico en el que tuve que aprender sobre cuestiones que van desde el despliegue de operaciones de mantenimiento de la paz hasta los derechos humanos y el desarme. A veces asistía a sesiones informativas presupuestarias de rutina. Otras veces, los Estados miembros mostraron raros momentos de tensión; como durante una consulta informal sobre el Tratado de Prohibición de la Producción de Material Fisible. También tuve el honor de representar a la Orden de San Agustín en consultas multilaterales como la Comisión de Consolidación de la Paz.


Estaba lejos de estar solo como religioso trabajando en la ONU, y aproveché esta oportunidad para interactuar con ellos y aprender sobre sus ministerios. Invité a una hermana religiosa a almorzar conmigo en una cafetería de la ONU. Tiene un doctorado en ciencias políticas y tiene mucho conocimiento sobre los sistemas políticos. El comedor era bastante exclusivo porque allí almorzaban funcionarios de alto nivel y delegados. Oramos una bendición sobre nuestra comida. Algunos de nuestros vecinos se dieron cuenta y compartimos una interesante discusión sobre la fe y el deber. Este año me expuso a gente buena: representantes gubernamentales cuyas conciencias están iluminadas por la fe y cuyos deberes públicos requieren la búsqueda del bien común. La presencia religiosa recuerda que los seres humanos deben amarse unos a otros en esta vida y prepararse para la vida eterna.


Durante mi año pastoral, realmente me sentí como un embajador de Cristo (2 Cor 5:20). A medida que aprendí sobre los problemas del mundo, comencé a comprender la respuesta de Agustín a la decadencia del Imperio Romano. Escribió La Ciudad de Dios para abordar la falta de valores morales y la ausencia de orden público. En medio de tanta incertidumbre, es un gran privilegio para los agustinos ser testigos de valores cristianos como la justicia y la armonía.


¿Por qué estaba tan entusiasmado con esta tarea pastoral? Reunió dos campos que me apasionan: mi fe y el bien público. Thomas Jefferson escribió sobre el “muro de separación” entre la Iglesia y el Estado. Para muchos, su “muro” separa al gobierno de cualquier referencia a Dios. Como seminarista agustino, atiendo las necesidades de las personas y revelo a Cristo dondequiera que sea necesario. La mayoría estaría de acuerdo: la política es a menudo el lugar donde la gente necesita la presencia de Dios más que en cualquier otro lugar. Doy gracias a Dios por la misión pastoral única en la que aprendí a dar testimonio de la espiritualidad agustiniana de amistad y comunión ante los responsables políticos y los líderes diplomáticos.

Comments


bottom of page