top of page
  • Foto del escritorAugustinian Vocations

Algo que tus padres no saben sobre convertirse en agustino

La decisión de un joven de unirse a una orden religiosa es difícil. Implica mucha oración y discernimiento de la vida que Dios quiere que lleve. Se trata de comprender qué comunidad religiosa se adapta mejor al tipo de ministerio y de vida interior en el que se ve involucrado. También implica un gran acto de fe. Pero una cosa particular que también es crucial para comprender la propia vocación es la relación con la familia.


Todos tenemos diferentes relaciones con nuestras familias. Cuando se trata de discernir nuestra vocación -la vida matrimonial, la vida de soltero, la vida religiosa- no es raro que nuestros padres se preocupen especialmente por el camino que su hijo decide tomar. Cualesquiera que sean sus preocupaciones, ¡nuestro mayor consejo es escucharlos! ¡Estas decisiones para dar ese salto de fe al probar la vida religiosa se toman mejor hablando con nuestros seres queridos, hablando directamente con nuestros directores de vocaciones y a través de mucha, mucha, mucha oración! Sin embargo, aquí hay algunos puntos que debemos resaltar para responder algunas preguntas que puedan surgir...


¿Los agustinos cuidarán de mí cuando me jubile?


¡Sí! Cuidar de nuestros hermanos no sólo es una prioridad clave para cada una de las cuatro provincias agustinas en los Estados Unidos y Canadá, sino que en realidad ha sido una enseñanza fundamental para nuestra orden religiosa durante siglos. En el siglo IV, San Agustín escribió en su Regla:


“Por tanto, nada llames tuyo, sino que todo sea tuyo en común. El alimento y el vestido os serán distribuidos a cada uno por vuestro superior, no a todos por igual, porque no todos gozan de igual salud, sino según la necesidad de cada uno. Pues así se lee en los Hechos de los Apóstoles que “tenían todas las cosas en común, y a cada uno se le daba lo que necesitaba” (Hechos 4:32, 35)

—Regla de Agustín


Los agustinos toman esta enseñanza y la aplican a nuestra vida comunitaria. Además de vivir esta idea en el día a día, también la vivimos asegurándonos de cuidar a todos nuestros frailes jubilados. De hecho, los agustinos fueron reconocidos por la Oficina Nacional de Jubilación Religiosa (una división de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos) por nuestro compromiso de brindar una jubilación cómoda y modesta a todos nuestros frailes en cada etapa de la vida, al tiempo que pudimos hacer que vivan en un ambiente de comunidad religiosa tal como lo han vivido durante el resto de sus vidas ministeriales.

Varios de nuestros agustinos en formación visitan la comunidad de frailes jubilados en Indiana

¿Estoy perdiendo un hijo?


¡Definitivamente no! Algunos pueden pensar que cuando un hombre se une a una orden religiosa, sus padres están "regalando" un hijo. Y si bien es cierto que los hombres están decidiendo hacer un compromiso significativo en sus vidas, los agustinos en realidad hacen algo bastante único cuando se trata de reconocer a nuestros padres...


¡Somos una de las pocas (si no la única) órdenes religiosas que realmente dan la bienvenida a los padres de frailes profesos solemnes a la Orden Agustiniana! Los agustinos hacen esto “afiliandolos” a la Orden, que canónicamente los reconoce como miembros de la Orden de San Agustín; su estatus como “afiliados agustinos” es ratificado por el Prior General (líder mundial de los agustinos) en Roma. La definición exacta de "Afiliación de los Fieles a la Orden" es la siguiente:

“La Orden tiene la facultad de afiliar a ella a los fieles que merezcan un reconocimiento especial por su distinguida colaboración al bien de la Orden. Por esta filiación pertenecen a la Familia Agustiniana y comparten todos los beneficios espirituales de la Orden. Todos los frailes, en su corazón y en sus acciones, deben mostrar su gratitud a todos los que están afiliados... Los padres de los frailes y hermanas de votos solemnes se consideran afiliados a la Orden desde el mismo día de la profesión solemne. El Prior General puede conceder esta afiliación a los padres de los hermanos y hermanas de Congregaciones agregadas si los Generales de dichas Congregaciones lo solicitan.

— Constitución de la Orden de San Agustín


Y así, en agosto pasado, cuando fuimos testigos de los hermanos Stephen Isley, O.S.A.; y Joe Ruiz, OSA; profesaron solemnemente sus votos perpetuos en la Orden Agustiniana, ¡también entregamos a sus padres certificados firmados en Roma reconociéndolos como Afiliados Agustinos!


El hermano Stephen Isley, O.S.A., con sus padres provinciales y recién afiliados

Hermano Joe Ruiz, O.S.A., con sus padres Provinciales y recién afiliados

¿Cómo saber si está tomando la decisión correcta?


Esta podría ser la más difícil de responder de las tres preguntas. Es difícil responder porque lleva mucho tiempo entender si esta es la decisión correcta o no. El Padre Tom McCarthy, O.S.A., nuestro Director de Vocaciones, ha enfatizado que sólo porque comienzas el proceso de formación no significa que estás renunciando a tu vida.


Por el contrario, si decides ingresar a la formación inicial (después de mucha oración, discusión con nuestro equipo de vocaciones, conocer a los agustinos), al principio solo estás haciendo un compromiso de un año. Te comprometes a ver si la vida religiosa es adecuada para ti y si la vida religiosa agustiniana es adecuada para ti también. Quizás lo intentes y te des cuenta de que no es la vocación a la que Dios te llama. Sin embargo, es posible que no lo sepas hasta que des ese acto de fe y lo intentes.


En resumen...


Tus padres quieren lo mejor para ti. Habla con ellos sobre su vocación como padres. Habla con ellos sobre cómo crees que Dios te está llamando a vivir tu vida.


O, si tienes hijos y estás leyendo esta publicación, inicia la conversación con ellos. Pregúnteles cómo están escuchando a Dios y su llamado a una vocación. Pregúnteles a sus hijos cómo quieren servir a Dios y a su pueblo. Comparte con ellos cómo estás viviendo tu vocación como padre.


Si tiene más preguntas sobre cómo iniciar este tipo de conversaciones, contáctenos . ¡Quizás podamos ofrecerle algunas buenas ideas para romper el hielo para iniciar el diálogo!

Comentarios


bottom of page