top of page
  • Foto del escritorAugustinian Vocations

La gente sigue buscando a Jesús



El 1 de agosto de 2015, la Orden de los Agustinos dio la bienvenida a la Orden a cuatro hombres que profesaban sus primeros votos en St. Iglesia de Tomás de Villanova en Villanova, Pensilvania. A continuación se muestra la homilía completa del Muy Reverendo Michael DiGregorio, OSA, Provincial Agustino de la Provincia de la Costa Este de Santo Tomás de Villanova. Su homilía no solo analiza cómo la gente todavía busca a Jesús y cómo los agustinos crecen en amor, pero también explica cómo los agustinos ni siquiera son "especiales". Siga leyendo para obtener más información.



A lo largo de las pocas horas de esta tarde, hemos estado celebrando lo que toda la Iglesia viene conmemorando desde hace ocho meses y seguirá observando hasta el próximo mes de febrero: el don de la vida consagrada. Hoy los agustinos hemos querido responder a la invitación del Papa Francisco y por eso hemos abierto nuestra casa, por así decirlo, y estamos encantados de que muchos de vosotros hayáis respondido. La mayoría de vosotros ya nos conocéis; ¡quizás demasiado bien, de hecho! Provenéis de nuestras parroquias y de nuestras escuelas, algunos de vosotros sois familiares nuestros; otros compañeros de trabajo; afiliados de la Orden, Agustinos Seglares o Amigos Agustinos. Nos conoces por los trabajos que hacemos o por las relaciones que hemos formado contigo. Hoy, en los lugares que has visitado y las cosas que has visto y oído aquí en el campus, tal vez hayas llegado a conocernos un poco mejor, por la historia y las tradiciones que son nuestras, y por las cosas que profesamos y esfuérzate por vivir.

Lo que corona el día es nuestra reunión ahora para celebrar juntos la Eucaristía, que, como nosotros, los frailes, rezamos todos los días en todas nuestras comunidades, es el signo de nuestra unidad como Iglesia y el vínculo de nuestra fraternidad como agustinos. En este contexto, estamos felices y entusiasmados de celebrar la decisión de estos cuatro hombres de blanco, que han pasado este último año estudiando intensamente y viviendo concretamente el estilo de vida agustiniano, y que han decidido profesar votos de pobreza, castidad y y obediencia según la Regla y Constituciones de nuestra Orden.

Estoy muy feliz de que nuestro Vicario General, el P. Joseph Farrell, está aquí para guiarnos en esta Eucaristía, como signo de nuestra unidad y recordatorio de los lazos que nos unen a los hermanos y hermanas de la Orden en todo el mundo. Estoy muy contento de que nos reunamos también en esta ceremonia de primera profesión por primera vez como Federación de Agustinos de América del Norte, representado por los tres priores provinciales, p. Bernie Scianna de la Provincia de Nuestra Madre del Buen Consejo en el Medio Oeste, el P. Kevin Mullins de la Provincia de San Agustín en California, junto conmigo y con frailes de cada una de nuestras provincias.

(En español) Quisiera dar una calurosa bienvenida a todos, y en especial, a las familias de nuestros novicios, en particular a los parientes, familiares y amigos de nuestro hermano Carlos, que han venido desde Puerto Rico. , y a la madre, a los hermanos y amigos de nuestro hermano Javier que, gracias a los medios de comunicación, participa en esta celebración desde su país de Honduras. ¡Gracias por su participación! ¡Bienvenidos a todos!


Tanto el fin de semana pasado como hoy leemos en el Evangelio según Juan sobre el gran acontecimiento de la alimentación de Jesús a la multitud - la expresión de su compasión hacia los miles que habían venido a verlo, atraídos por los signos que estaba realizando en nombre de los enfermos. Esto es lo que hace Jesús, porque eso es lo que Jesús es: ¡el pan de vida! San Juan nos dice al comienzo de este pasaje que la gente vino buscando a Jesús - ¡y en esta ocasión particular vinieron por miles!

Lo que hacemos hoy aquí celebra el hecho de que la gente todavía está buscando a Jesús.

Esto es lo que proclama esencialmente la decisión de estos cuatro hombres que están a punto de profesar los votos de vida religiosa agustiniana. Fueron inspirados hace varios años a emprender el camino que los ha llevado hasta el día de hoy, porque son cristianos que querían convertirse en cristianos más comprometidos, discípulos más fieles del Señor, más plenamente comprometidos en la búsqueda del Dios que, según ellos, siempre ha estado persiguiéndolos. Podrían haberlo hecho de muchas maneras, pero finalmente tuvieron que elegir una, como hacemos todos nosotros. Y cada uno de ellos contará una historia única de cómo Dios los guió hacia nosotros y los ayudó a discernir que con nosotros podrían, efectivamente, ser buenos cristianos, que debido a las muchas aspiraciones positivas, ideales, esperanzas, sueños, esfuerzos, cualidades, virtudes que compartimos, y a pesar de las imperfecciones, debilidades, debilidades, fallas y limitaciones que también son nuestras, sería posible seguir fielmente a Cristo, llegar a conocerlo más profundamente, servirlo. generosamente junto con nosotros como agustinos.

La vida religiosa agustiniana, después de todo, es el contexto en el que nosotros, los frailes, buscamos ser fieles a nuestra vocación cristiana. Cuando uno de nuestros frailes, uno de los principales eruditos y estudiantes de St. Una vez le preguntaron a Agustín y su Regla qué tenía de especial el modo de vida agustiniano, y dijo:

¡Lo especial de ser agustino es que no hay nada especial!

...algo muy desalentador para muchos de nosotros que habíamos dado nuestra vida a esto, escucharlo, hasta que explicó que la intención de Agustín al formar nuestra vida era llegar al corazón de ser un discípulo de Cristo, sin agregar nada. al significado y propósito central del Evangelio, que es amar a Dios y amar al prójimo, ser un cristiano bueno y fiel. La idea de "nada especial" se volvió entonces inspiradora y edificante. El objetivo de la vida que ahora elegís no es diferente del elegido en vuestro bautismo, el que vosotros mismos habéis afirmado muchas veces desde entonces: amar a Dios y amar al prójimo.

Pero ¿cómo amamos los agustinos? ¿Y cómo crecemos en el amor y cómo vivimos para no cansarnos nunca de amar?

En la vida religiosa agustiniana estamos invitados a amar tal como somos, con todos los dones humanos y espirituales que Dios nos ha dado; estamos llamados a amar no a distancia, desapegados y desconectados, es decir, no sólo con nuestras buenas intenciones, sino con todo nuestro ser, con el corazón y el sentimiento; amar como amó Jesús, con compasión, que se expresa en generosidad y servicio; amar haciendo un esfuerzo adicional, dando el vaso de agua fría, poniendo la otra mejilla, haciéndonos disponibles y vulnerables, siendo buenos oyentes; estamos llamados a amar de manera tangible y palpable.

Además, amamos como amó Agustín, con pasión, hablando, riendo y disfrutando de la compañía de los demás; no sólo con la mente, sino, como él mismo dice, "a través del rostro, la lengua, los ojos y mil gestos agradables", que son "como combustible para encender nuestra mente y hacer uno entre muchos" (Conf IV , 8); amamos con respeto y admiración, con gestos de cuidado y, cuando sea necesario, de perdón y remordimiento. Estamos llamados a amar sin medida, así como experimentamos el amor de Dios por nosotros.

¿Y cómo crecemos en el amor? Porque esa es la invitación que os hacemos hoy, a encontrar en nuestra empresa el medio para crecer, el camino, como dice el beato Simón Fidati, que lleva del bien a lo mejor, a través del necesario desafío y oportunidad de la conversión continua. St. Tomás de Villanueva nos recuerda que Agustín nos dio el corazón como norma, precisamente para que pudiéramos dedicar toda nuestra inteligencia y esfuerzo a perfeccionar el corazón, a ampliar su capacidad. Y Agustín nos dio los medios, en palabras de la Regla que conocemos muy bien, y a la que debemos volver una y otra vez: crecemos en el amor honrando unos en otros a Dios, en cuyos templos nos hemos convertido; al no hacer nada en beneficio propio, sino en el bien común de todos; evitando por completo las peleas y, cuando se produzcan, poniéndoles fin lo antes posible; reparando las heridas mediante la disculpa y perdonando sin discutir. De estas y mil maneras más, damos y crecemos.

Finalmente, ¿cómo vivimos para no cansarnos de esforzarnos en amar? Los votos que estáis a punto de profesar y los elementos comunes cotidianos que constituyen el ritmo de la vida religiosa son los medios precisos para nutrirnos y empoderarnos. Compartir la vida juntos -en la oración, en la mesa, en los estudios, en el ministerio, en el ocio y en la conversación- es el medio por el cual nos calentamos una y otra vez en el fuego de los demás, aprendemos de quienes nos rodean y nos inspiramos en ellos. , y así crecer en la conciencia del don que cada hermano es para nosotros. Debemos cultivar con intención y frecuencia el aprecio por lo que recibimos unos de otros y la oportunidad de vivir con un espíritu de gran generosidad.

Os aseguro que vuestro afán de recorrer este camino como frailes, es ya aliento para los que llevamos tiempo en esto, y acicate para los que están por venir detrás de vosotros.


Posteriormente durante la Misa, el P. DiGregorio también mencionó que ahora hay "cuatro hábitos blancos vacíos que llenar". A continuación se muestran algunos de los hombres que cumplirán estos hábitos este año mientras se preparan para el Noviciado Agustino en Wisconsin.

Carlos y Javier, Jimmy y Jack, os invito a mirar hacia adelante, a la vida consagrada que abrazáis por los votos que estáis a punto de hacer, como una gran aventura. Es la aventura de una relación con Dios y con nosotros que ya habéis vivido, pero que ahora os comprometéis públicamente a proseguir con mayor intensidad y, lo sé, con gran alegría. Tened presente las palabras de San Pablo que escuchamos hace unos minutos, instándoos a despojaros del viejo yo de lo que pudo haber sido, y a renovaros en espíritu, vistiéndoos del nuevo hombre hecho según los caminos de Dios en santidad y verdad. Ponte ese nuevo yo todos los días; da gracias por el llamado todos los días; Di tu "sí" nuevamente, todos los días.




P. Michael DiGregorio, OSA, comenzó a cumplir su mandato de cuatro años como Provincial en junio de 2014. Antes de ser elegido Provincial, se desempeñó como Vicario General de la Orden Agustina mundial.

Comments


bottom of page