top of page
  • Foto del escritorAugustinian Vocations

David se dirige a los estudiantes de secundaria durante la Semana de Concientización Vocacional

Hno. David Relstab, OSA

Durante esta semana, durante la Semana Nacional de Conciencia Vocacional, me invitaron a hablar en algunas de las clases de Teología en Providence Catholic High School, donde actualmente estoy asignado y trabajo a tiempo parcial en la oficina del Ministerio Universitario mientras completo mis estudios de posgrado en Catholic Theological Union. y la Universidad Estatal de Illinois. Cuando comencé mi discusión sobre qué es una Vocación, primero es necesario entender qué implica en última instancia una vocación, esto se puede entender usando una triple definición.

1. ¿Es algo que da gloria a Dios por la forma en que vivimos?
2. ¿Contribuye a la construcción de la sociedad, tanto a nivel local como global? y
3. ¿Puede lograr el florecimiento humano personal como un medio de vida que sirva de apoyo para permitir que el individuo crezca y alcance la mejor forma de ser posible?

Naturalmente, cuando se habla con estudiantes de secundaria, es imperativo que algunos de ellos ya tengan algún tipo de idea de "lo que quieren ser cuando sean grandes", ciertamente es bueno tener aspiraciones profesionales y de estilo de vida, pero si utilizamos esos planes Si nos cerramos a las obras del Espíritu Santo, entonces lo que hagamos será en vano.

Recordar a los estudiantes que a medida que avanzamos por la vida es importante estar dispuestos y libres para explorar diferentes opciones e intereses sobre cómo uno puede vivir su vida y estar al servicio de los demás en el mundo. También es fundamental ser consciente de los pensamientos internos y las respuestas espirituales a los diferentes eventos que ocurren durante la vida, en el momento en que puede ser difícil comprender lo que el Señor puede estar pidiendo de nosotros, pero tener una red de pares e individuos de confianza para en el que podamos confiar es vital en nuestro camino vocacional.

Además, a medida que avanzamos por la vida, no sólo es necesario reflexionar sobre la variedad de eventos que pueden surgir en nuestro camino, sino que es igualmente importante acoger con agrado los desafíos que se nos pueden imponer. Reconocer estos desafíos no como obstáculos, sino como invitaciones a crecer como hijos de Dios, nos permite avanzar y esforzarnos en la meta de nuestra vida, que es la unión con Dios. Por lo tanto, es crucial responder adecuadamente a las diferentes oportunidades que nos empujan fuera de nuestra zona de confort en la forma en que abordamos el mundo que nos rodea. La vocación a la que responde un individuo debe ser una decisión que se atribuya a un logro y crecimiento de vida y no algo que sea perjudicial o restrictivo.

Cuando dos personas se unen para tener una cita que puede conducir al matrimonio, el hombre o la mujer que se prepara para los votos dentro de una comunidad religiosa debe responder estas mismas preguntas. ¿Cómo me permite esta forma de vida ver a Dios, a los demás y a mí mismo? Al vivir esta vocación, ¿estoy realmente siendo el mejor "YO" que puedo ser? La autenticidad en la vivencia de nuestra vocación es fundamental no sólo en cómo respondemos a las necesidades de la sociedad, sino más importantemente en cómo respondemos al llamado de nuestro Creador. Al incorporar los pensamientos y la espiritualidad de San Agustín, rápidamente pueden venir a la mente las palabras clave: inquietud, verdad, comunidad y amor. Como dice Agustín en sus Sermones “Nunca nos conformemos con lo que aún no estamos”, estancarse y complacerse en esta vida no se entregará a un camino de cumplimiento de lo que hemos sido llamados a hacer, que es 'caminar'. juntos en nuestro camino hacia Dios'. La forma en que cada persona vive estas consignas es singularmente específica.

Las diferentes situaciones y experiencias en las que podemos encontrarnos o la variedad de personas y oportunidades que encontramos en el camino deben aceptarse y afrontarse con un corazón abierto y dispuesto. Con todas estas preguntas y oraciones, eventualmente tendremos que tomar una decisión, un "Sí" a una forma de vida particular. Esto puede verse como un "No" a la otra opción, pero cuando decimos "No" a una cosa, permitimos que el Señor nos dé la bienvenida a muchos "Sí" y oportunidades diferentes que nunca hubiéramos imaginado. Estar dispuesto a aceptar y acoger un llamado del Señor a cualquier forma de vida en particular es, en primer lugar, un paso crucial en cualquier búsqueda vocacional, tener una vida de oración establecida y lugares donde las personas puedan reunirse para hablar en su camino de fe es una reflexión. en cómo respondemos plenamente al llamado. Fomentar una mentalidad de todas las vocaciones presta a la vida cuando se vive a su llamado respetuoso, a ser verdadero y honesto en cómo ser una persona y a ser la persona más plena y competente para la que Dios los ha creado.

Cuando respondemos al llamado con una disposición dispuesta a servir al Señor y trabajar hacia la unión con nosotros mismos, los demás y Dios, entonces puede ser una señal muy confirmatoria de que aquello a lo que hemos respondido es verdad. Sin embargo, continuamente se nos invita a trabajar y esforzarnos por abrazar cualquier estilo vocacional que hayamos elegido. Es entonces importante que todos oremos por el otro, que mantengamos la fe y el coraje en su vocación a todas las diferentes formas en que puede expresarse, ya sea la vida matrimonial, la vida de soltero o la vida religiosa consagrada. Cuando oramos y respondemos al llamado del Señor, entonces el Amor que nos mostró Nuestro Señor Jesucristo puede ser utilizado y difundido a todos.


 
Obtenga más información sobre lo que significa ser agustino consultando nuestras otras publicaciones de blog aquí

Comments


bottom of page