top of page
  • Foto del escritorAugustinian Vocations

Conozca más sobre el Hno. Manny mientras espera su ordenación al sacerdocio

Hno. Emmanuel Isaac, O.S.A. es un fraile de 37 años de la Provincia de California. Originario de Faisalabad, Pakistán, fr. Emmanuel espera con ansias su ordenación sacerdotal el 18 de junio.

¿Por qué elegiste ser agustino?

Al principio, me intrigó la cita de las Confesiones de San Agustín: “Tú nos has hecho para ti, oh Señor, y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en ti”. Esta cita encendió en mí el deseo de unirme a la comunidad agustiniana. Siempre supe que mi propósito de vida es ser sacerdote religioso. Por lo tanto, me uní a los agustinos en agosto de 2016. Durante el curso de mi formación, supe que la formación de los agustinos me ha brindado una nueva experiencia para explorar más sobre los aspectos contemplativos y ministeriales de mi fe. Participar en la misa diaria, la oración comunitaria y personal, los eventos comunitarios y servir al pueblo de Dios me da alimento diario para mejorar mi lado espiritual y humano y mi creencia en Dios. La comunidad agustiniana es un lugar donde puedo ser yo mismo y abrazar mi humanidad.


Como religioso comprometido, servir al pueblo de Dios es una experiencia vivida de mi fe. Mis relaciones ministeriales con las personas a las que sirvo me han nutrido para ver a Dios presente en el rostro de la humanidad. Vivo en una comunidad de hermanos donde nuestro propósito básico es vivir en armonía de mente y corazón concentrados en Dios. La vida en armonía que pretendo vivir con mis hermanos me ayuda a dar testimonio del amor de Cristo entre el pueblo de Dios, especialmente entre los heridos y quebrantados. Las razones mencionadas anteriormente son la motivación por la que elegí ser Sacerdote Agustino.


¿Qué te motiva a ser sacerdote?

Creo firmemente que todo ser humano viene a este mundo con un propósito en su vida. Y también creo que Dios, a través de su providencia y misericordia, ayuda a cada persona humana a navegar ese propósito de su vida. Me considero muy bendecido por poder reconocer mi propósito de vida o, en términos religiosos y espirituales, mi vocación. Me siento alegre y en paz cuando sirvo al pueblo de Dios, haciéndolo lo mejor que puedo y con la ayuda de Dios, como hermano religioso agustino. Sé que la vida nunca nos deja sin desafíos, porque los desafíos y las luchas nos hacen fuertes, confiados y maduros en nuestra comprensión de Dios, de nosotros mismos y de los demás.


Conocer personas y simplemente estar presente para ellas es una experiencia de la gracia y la misericordia de Dios que me ayudó a crecer en mi propia vida espiritual y fe. Además, se trata de dar respeto y dignidad a todos los seres humanos, y libertad para aceptar a los demás tal como son y darles espacio para crecer en la fe y el conocimiento de Dios. Espero que como sacerdote pueda caminar con la gente en sus luchas, dolores, alegrías y celebraciones. Además, mi esperanza es llevar la esperanza, la paz, el amor y la misericordia de Cristo a otros en mi futuro ministerio sacerdotal.


¿Cómo te has estado preparando espiritualmente para tu ordenación?

Paso mucho tiempo en oración, leyendo las Escrituras, pasando tiempo en silencio y escuchando la voz interior de mi corazón para prepararme espiritualmente. Pido la guía, la sabiduría y el coraje del espíritu santo para que me lleve a convertirme en un humilde y santo sacerdote de Dios. Durante el transcurso de las últimas semanas, me he dado cuenta de que Dios camina conmigo en este viaje y, por lo tanto, me siento en paz. Estoy emocionado con absoluta alegría y por la gracia de Dios listo para el gran día de mi ordenación. Este es un viaje hacia Dios y mi esperanza es invitar y caminar con otros en el mismo viaje que yo estoy recorriendo.


 
Obtenga más información sobre lo que significa ser agustino consultando nuestras otras publicaciones de blog aquí




Comments


bottom of page