top of page
  • Foto del escritorAugustinian Vocations

Cinco caminos de encuentro para la evangelización


Qué es evangelización< /u>, ¿quiénes están llamados a ser parte de él y qué sabiduría nos ofrece San Agustín?


 

Cinco caminos de encuentro para la evangelización


En Regreso: Cómo atraer a su hijo de regreso a la Iglesia, Brandon Vogt cita una investigación que dice que por cada persona que ingresa a la Iglesia Católica Romana, aproximadamente 6,5 la abandonan.[1] ¿Por qué se van? El 68 % dice que se fue porque no se cubrieron sus necesidades espirituales.[2] Esto significa que casi el 70% se fue no porque necesariamente no están de acuerdo con la existencia de Dios o incluso con los puntos de vista de la Iglesia. Se fueron porque no ven la relevancia de la Iglesia en sus vidas. No ven la importancia de la religión. Por lo tanto, simplemente se están desconectando.


Sin embargo, Vogt nos ofrece algo de esperanza. El 70% de quienes actualmente no están afiliados a la Iglesia todavía creen en un poder superior.[3]< /a> En 2019, el obispo Robert Barron, quien preside el Comité de Evangelización de la USCCB, presentó cinco caminos para encontrar a los que se han ido. Estos son creíbles ya que no se basan en hipótesis sino en conversaciones que el comité ha tenido con quienes se han ido. Estos caminos son Justicia, Belleza , Intelecto, Misión y Nuevos medios. A continuación, amplío brevemente estos cinco caminos desde una perspectiva agustiniana e invito al diálogo sobre las formas en que agustiniano La espiritualidad puede informar cómo implementar estos cinco caminos en nuestros ministerios existentes.



 

Justicia


En La revolución del significado, Fred Kofman hace referencia al trabajo del famoso psicólogo Abraham Maslow, quien afirmó que una vez que se satisfacen nuestras necesidades básicas de supervivencia y seguridad (como comida, agua, refugio, etc.) , nuestro mayor deseo es sentir que nuestras vidas importan y que podemos marcar la diferencia contribuyendo a hacer del mundo un lugar mejor para quienes nos rodean y quienes vendrán después de nosotros.[4] La Enseñanza Social Católica, por lo tanto, puede ser un buen punto de partida para demostrar la relevancia de la fe católica para la vida de quienes están alejados de la Iglesia.


Si bien es posible que muchos no estén de acuerdo con todas las enseñanzas de la Iglesia sobre los temas y cuestiones de nuestros días, en general podemos estar de acuerdo en que cuestiones como la pobreza sistémica o la desigualdad no son algo que la sociedad en su conjunto pueda resolver. Por lo tanto, podemos unirnos a quienes están fuera de la Iglesia en obras de justicia y paz. Esta podría ser una vía para aquellos que de otro modo no participarían en ninguna actividad con "personas religiosas".


¿Existen oportunidades para atraer nuevas audiencias agregando proyectos de “servicio” a las actividades que ya estamos realizando, como la Adoración o la Misa o servicios de oración no confesionales?



 

Belleza


Uno de los aspectos maravillosos de mi ministerio en el Santuario Nacional de Santa Rita de Casia< /u> es el hecho de que está lleno de tanta belleza. Yo mismo soy más una persona orientada al "cerebro izquierdo" que al "cerebro derecho" y puedo dibujar poco más que una figura de palo. Sin embargo, el Santuario es tan hermoso que incluso atrae la atención de alguien como yo, que es más probable que note los algoritmos antes que los colores. Nunca me canso de contemplar los hermosos aspectos de nuestra fe presentados en los murales, pinturas, vitrales, estatuas y arquitectura del Santuario. Podría escribir cien homilías en un solo vitral porque revela muchos aspectos diferentes de nuestro camino de fe. A menudo les digo a las personas que trabajar en el Santuario es como trabajar al lado de un océano o una cadena montañosa, nunca pasa de moda mirarlo.


Un día alguien se detuvo en el Santuario mientras yo caminaba entre las bancas para recoger boletines viejos que habían quedado atrás. Al verme en mi hábito se acercó. Él dijo: “Hombre, sólo quiero que sepas que soy ateo, pero me encantan las obras de arte de este lugar. ¿Puedes tomarte unos minutos y hablarme sobre algunas de las obras de arte que hay aquí? Terminamos hablando durante más de una hora simplemente porque ambos estaba en el lugar correcto en el momento correcto con algo que llamó su atención. No tengo idea del impacto que tuvo esa conversación en él. Sin embargo, si fuera un jugador apostaría que si tuviera 10 encuentros con 10 artistas ateos diferentes, al menos uno respondería de alguna manera a la historia de pacificación y esperanza que pude contar ese día a través de la vida de San Rita ilustró todo el Santuario.


¿Cómo podemos estar más “disponibles” para encontrarnos con ateos, agnósticos y personas no afiliadas a través de las obras de arte y otros aspectos de la belleza que prevalecen en las muchas dimensiones de nuestra fe?


 

Intelecto


Una de las características de la Generación Z es que su relación de toda la vida con la tecnología les ha permitido ser muy curiosos y desear el diálogo sobre los temas de nuestros días. Cualquier intento de diluir la fe sería un desvío y un posible fin de la discusión/relación. Esto me ha llevado a creer que lo peor que podemos hacer en nuestra época actual con respecto a la evangelización es dejar de hablar de los temas de nuestros días. Si no dialogamos sobre los temas que preocupan a la Generación Z, ellos no participarán en absoluto.


La Generación Z es la primera generación que tiene miembros que literalmente no saben qué es una Iglesia. Uno de mis ministerios en el Santuario es pasar tiempo cada semana parado afuera de la entrada principal, como tengo la costumbre, de saludar a la gente mientras camina por la concurrida Broad Street. He tenido muchas conversaciones muy buenas, muchas de ellas muy profundas. Un joven se detuvo y me preguntó qué era este edificio. Le dije que era una Iglesia. Él preguntó: "¿Qué es eso?" (Me alegro de no haber dicho un santuario porque probablemente se habría confundido aún más).


Tenía dos formas de responder a su pregunta. Podría haber explicado que es un lugar donde las personas mayores que él vienen a orar (ya que todavía no he visto a un grupo grande de miembros de la Generación Z asistir constantemente a una de nuestras Misas, excepto en una pequeña ocasión). O podría haber explicado que es un lugar donde la gente viene a orar y hablar sobre el fin de la violencia en nuestra ciudad o el fin de la pobreza, o por una mayor unidad en nuestro país. Quizás el segundo habría incorporado al menos el primer camino (Justicia) si no también el segundo camino (Belleza) que Mons. Barron nos identifica.


Esto es exactamente lo que hizo Agustín. Cualquier biblioteca que intente capturar todas sus obras está llena de cartas que dirigió a varias personas, desde particulares hasta oficinas gubernamentales. En estas cartas, explica la relevancia de nuestra fe para los problemas de su época, ¡muchos de los cuales son problemas que todavía existen en nuestro tiempo! Uno de esos problemas es la pobreza sistémica. Me han dicho que sería difícil encontrar una homilía o una carta en la que Agustín no abordara de alguna manera el deber cristiano de cuidar de los pobres. Agustín nunca huyó de los problemas de su época. A través de su intercesión él puede ayudarnos a evitar esa misma tentación hoy. Es especialmente poderoso para ayudarnos a comprender cómo hacer esto con temas delicados de una manera que atraiga en lugar de repele.

Claramente, no es con dureza o severidad, o con métodos autoritarios, como se eliminan los males sociales. Es mediante educación más que mediante órdenes formales, mediante persuasión más que mediante amenazas. Ésta es la manera de tratar con la gente en general. La severidad, sin embargo, debe emplearse sólo contra los pecados de unos pocos.San Agustín (Carta 22, 5).

Agustín claramente tiene mucho que enseñarnos sobre cómo relacionar la riqueza de nuestra fe con las mentes y los corazones de las personas de hoy.


 

Misión


¿Existen oportunidades para “recultivar” un sentido de misión entre los miembros de los fieles para “ir y hacer discípulos de todas las naciones” (Mateo 28:19-20)? El primer objetivo de la evangelización creada por los obispos en 1995 es renovarse primero dentro. ¿Cómo va a llegar el mundo a conocernos a través de las puertas de la justicia, la belleza y el intelecto si quienes son conscientes de esas cosas no salen y las comparten con quienes de otro modo no las descubrirían?


Esta podría ser una forma para que los fieles se unan a través de varios niveles de participación y madurez espiritual en torno a una necesidad que todas las personas comparten en común: la necesidad de crear un mundo mejor a nuestro alrededor. Todavía tengo que conocer a un miembro activo de los fieles que no desee que los bancos ahora vacíos vuelvan a estar llenos. ¿Están los que están sentados en los bancos dispuestos a levantarse y salir y utilizar las herramientas que la Iglesia nos ha dado para invitar a otros a llenar los bancos vacíos?


San Agustín vinculó este deber directamente al doble mandamiento de amar a Dios y al prójimo:

Amamos verdaderamente a nuestro prójimo como a nosotros mismos cuando, según nuestras posibilidades, lo llevamos a un amor similar a Dios.San Agustín (Carta 130:14)

Los fieles de hoy podrían sentirse más obligados a hacerlo si hablamos de misión durante todo el año en lugar de solo en la Fiesta de la Ascensión. Podrían hacerlo si está integrado en la declaración de misión y visión de la Iglesia. Podrían hacerlo si la declaración de misión y visión de la Iglesia se coloca en un lugar destacado en todo el edificio, se hace referencia a ella con frecuencia en las homilías y se promueve a través de las redes sociales. De lo contrario, se aplica el viejo dicho: "ojos que no ven, corazón que no siente".

Los fieles también podrían involucrarse más en la evangelización si la Iglesia les diera la formación y la catequesis necesarias para hacerlo. Este es el corazón de la decisión de la USCCB de hacer de la “renovación interna” el primer objetivo de la evangelización.


 

Nuevos medios


La Generación Z es una generación hiperconectada. Internet al que están conectados continuamente está lleno de contenido malo y dañino y está directamente relacionado con la crisis de salud mental. En una época en la que los algoritmos y el “gran dinero” determinan qué contenido vemos y qué no vemos cuando realizamos búsquedas en Internet y navegamos por las redes sociales, esta generación se ha vuelto escéptica ante cualquiera que afirme tener la “verdad”. ¿Cómo rompe la Iglesia este escepticismo al proclamar la Verdad de Jesucristo?


Sostengo que la Iglesia puede responder llenando Internet con cosas buenas.


Agustín, como uno de los escritores más prolíficos de la historia cristiana, llenó de contenido los medios de su época (libros, cartas, etc.). Sin embargo, no se limitó a crear una enorme cantidad de contenido. Como retórico, utilizó continuamente varios métodos para presentar las verdades profundas de nuestra fe en formas que fueran relevantes para las personas a las que se dirigía. Adaptó su comunicación de manera que llegara no sólo a los ojos, sino también a la mente y el corazón de su audiencia.


Como diría Agustín, no debemos limitarnos simplemente a enseñar a la gente. También debemos deleitarlos mediante la forma en que comunicamos esas enseñanzas. Entonces, y sólo entonces, tendremos la esperanza de impulsarlos a actuar.

Ahora bien, así como el oyente necesita estar encantado si queremos mantener su atención y seguir escuchando, también es necesario que se deje convencer si queremos motivarlo a actuar. Y así como se alegra si le hablas amablemente, así también se deja llevar si ama lo que le prometes…”De Doctrina Cristiana, 12, 27.

¿Cómo ayudamos a los no afiliados que probablemente solo nos descubrirán a través de las redes sociales a “amar” lo que nuestra fe les promete?


¿El contenido que estamos produciendo sobre Agustín y su relevancia para la actualidad es “embarazado” o se puede relacionar con las circunstancias de la vida real de las personas de hoy? ¿Estamos tomando en cuenta los otros cuatro caminos de justicia, belleza, intelecto y misión en nuestras publicaciones en las redes sociales? ¿Estamos compartiendo muestras de hermosas obras de arte para atraer la atención de quienes de otro modo no las verían? ¿Estamos yendo más allá de la abstracción de la obra de arte hacia la mente al comunicar cómo esa obra de arte se relaciona con los problemas de nuestros días? ¿Estamos llegando al corazón al convocar a personas que entienden la relevancia de la Iglesia para los temas del día a unirse a nosotros en una misión de crear justicia o compartir las buenas nuevas con otros? ¿La señalización en el edificio de nuestra Iglesia logra lo mismo?


En Un tiempo de esperanza: Fundamentos para una renovación de la vida religiosa agustiniana después del coronavirus, el Instituto de Espiritualidad Agustiniana tiene esto que decir:

“De la llamada “generación digital” pasamos a la era de la integración para todos. De ser un instrumento utilizado por unos pocos, a un uso generalizado. Obviamente, necesitamos aprender. De la misma manera que aprendimos a utilizar internet, ahora es necesario dar un paso más. Este es un desafío para el futuro inmediato. No abordar el uso de las nuevas tecnologías significará estar ‘desconectados’, perdiendo efectividad apostólica”.Instituto de Espiritualidad Agustiniana, Un tiempo de esperanza: Fundamentos para una renovación de la vida religiosa agustiniana después del coronavirus (Roma: 2020), 2.4.1.
Obtenga más información sobre lo que significa ser agustino consultando nuestras otras publicaciones de blog aquí
 

[1] Brandon Vogt, 20


[2] Ibíd., 22.< /p>


[3] Ibíd., 31.< /p>


[4] Fred Kofman, La revolución del significado : El poder del liderazgo trascendente (Nueva York: Crown Publishing Group, 2018), 15.


[5] Instituto de Espiritualidad Agustiniana, < em>Un tiempo de esperanza: Fundamentos para una renovación de la vida religiosa agustiniana después del coronavirus (Roma: 2020), 2.4.1.

Comentários


bottom of page