top of page
  • Foto del escritorAugustinian Vocations

Cómo me convertí en el primer agustino de Sri Lanka en 500 años

Por el p. John Arulthas, OSA



Cada agustino tiene su camino único hacia la Orden. Mi camino de discernimiento me llevó desde Sri Lanka hasta la Orden de los Rosarianos, pasando por Canadá y finalmente hasta los Agustinos en el Santuario Marylake en King City, Ontario.


Entré por primera vez a la vida religiosa a la edad de 16 años, cuando fui aceptado en la formación de la comunidad contemplativa de los Rosarianos, cerca de mi ciudad natal de Jaffna, Sri Lanka. Con esta Orden hice mis estudios de teología y filosofía y fui ordenado sacerdote en 2006. Inmediatamente después de mi ordenación, comencé a discernir que no estaba del todo satisfecho con vivir una vida contemplativa. Durante los primeros cuatro años de mi sacerdocio, serví en la casa de formación de Sri Lanka, hasta 2010, cuando mi comunidad se mudó a Canadá. Fue allí donde comencé a tomar muy en serio mi discernimiento, sintiéndome llamado a un ministerio más activo como sacerdote. Afortunadamente, conocí a los agustinos a través de un buen amigo mío en Chatham, Ontario, quien me informó sobre la comunidad del Santuario Marylake.


En la primavera de 2012, fui a Marylake por primera vez para un retiro de una semana. En el otoño del mismo año, obtuve permiso para hacer un retiro de un mes dirigido por el P. Henry Mc Erlean, O.S.A. A partir de ese momento el P. Henry se convirtió en mi director espiritual, mentor y amigo durante mi viaje con los agustinos. Después de completar mi retiro de un mes, con la confirmación del Señor, partí de mi llamado contemplativo para unirme a los agustinos.


Recuerdo orar en la iglesia en la fiesta de San Agustín y leer el gran pasaje de las Confesiones de San Agustín: "¡Tarde te amé, oh Belleza siempre antigua, siempre nueva, tarde te amé! Tú eras dentro de mí, pero yo estaba afuera." Estas líneas me impactaron y me acercaron al estilo de vida agustiniano.


El 21 de enero de 2013, me mudé a la comunidad agustina de Marylake. Los agustinos de Marylake me habían mostrado su apoyo a mí y a mi discernimiento. El proceso de transición y traslado tomó tres años de espera con paciencia, perseverancia y oración. El 7 de febrero de 2016, fui liberado de mis votos rosarios por intervención de la Congregación para la Vida Consagrada y Religiosa en Roma, y, el 15 de agosto de 2016, ingresé al Noviciado Agustino en Racine, Wisconsin.


El comienzo de mi segundo noviciado fue un poco desafiante, pero aprendí a ver ese tiempo como mi año sabático en el décimo año de mi sacerdocio. Ahora puedo decir con valentía que el Señor me ha amado, me amará, seguirá amándome y quiere que sea fiel a su llamado a tener una relación más profunda con Él durante este tiempo de transición.


Ha sido una lucha y una gran batalla dentro de mí, pero entregué completamente mi voluntad a Aquel que me ha llamado a seguirlo. He experimentado una serie de conversión, arrepentimiento, transformación y momentos íntimos con Dios, conmigo mismo y con otros en la comunidad. No digo que todos los días sean perfectos, pero cada día Dios me da la gracia necesaria para navegar por una vida dirigida hacia Él.


Me alegro de haber hecho mis votos solemnes el domingo de Pentecostés, diciendo sí al llamado del Señor a caminar con mis hermanos agustinos en esta vida común. Creo que mi historia, que recorre países de culturas muy diferentes y órdenes de carismas muy diferentes, es un gran testimonio del carácter del estilo de vida agustiniano. También puede ser un signo de esperanza para la Orden, como he aprendido ahora que soy el primer agustino tamu de Sri Lanka en los últimos 500 años.


Espero con ansias las nuevas sorpresas y bendiciones que el Señor tiene reservadas para mí y mi nueva Orden.


 
Obtenga más información sobre lo que significa ser agustino consultando nuestras otras publicaciones de blog aquí



Comments


bottom of page